Propostas para a reforma litúrgica de Bento XVI, por Nicola Bux

Para o conselheiro papal, a salvação da Missa de Paulo VI passará, necessariamente, por voltar ao espírito da actual Forma Extraordinária. No fundo, acabar por provar que a sua existência só pode ser positiva se muito próxima da antiga tradição litúrgica:


 



No pocos sacerdotes entienden la liturgia como algo que se constroye en un ámbito de su propriedad. Los documentos de la Congregación del Culto son muchos, pero sin aplicar, porque está en crisis la obediencia.


 


[...]


 


Para las nuevas generaciones: es necesario que los rectores de los seminarios y rectores de las facultades teológicas sean conscientes de las «deformaciones» e del «modo recto de celebrar» - la famosa ars celebrandi - , afin de que se tengan encuenta en la formación de los seminaristas y de los sacerdotes. A ese respecto, es necesario volver a enseñar cómo se celebran los sacramentos, y en particular la divina Eucaristía. El temor de reducir la liturgia a ceremonia ha hecho suprimir las «ensayos de liturgia» que sólo en pocos seminarios se han conservado, pero que, por el contrario, en los años de formación, sobre todo desde el momento en que se solicita la ordenatión, contituyen una sólida escuela y un óptimo antídoto contra la concepción de una liturgoa creada desde abajo.


 


[...]


 


Propóngase a los sacerdotes hacer el ofertorio y la anáfora vueltos a la cruz, exhortando a los fieles a asumir la misma actitud de adoración; se puede hacer en particular en los tiempos de Adviento y de la Cuaresma, a fin de subrayar la dimensión escatalógica de la liturgia. Allí donde el altar vuelto hacia pueplo no tuviera delante un amplio estrado, se puede proveer uno; o bien se puede mirar a la cruz disponiéndola de modo colgante sobre el altar, o en el centro, delante o sobre él, a una altura que permita al sacerdote dirigirle la mirada tanto como a los fieles. Explíquese que la cruz no es un utensilio que obstaculiza la visión, sino la imagen más importante para ayudar a la mirada física e interior a la oración. Los ojos del sacerdote y de los fieles convergiendo sobre ella no vagarán alredor, distrayéndose recíprocamente.


 


in La reforma de Benedicto XVI, La liturgia entre la innovación y la tradición. Nicola Bux.


publicado por Afonso Miguel às 21:26 | link do post | comentar